La nueva era de RRHH post-COVID

La pandemia ocasionó varios cambios en la rutina que llevábamos y no solo hablamos del entorno social sino también de las relaciones laborales y la forma de trabajar. Las transformaciones que esperábamos ver en un futuro hoy se volvieron una realidad: teletrabajo, home office, entrevistas online, juntas de trabajo vía remota, capacitación a distancia, mayor digitalización en los procesos, entre otros aspectos.

En definitiva, el mundo ha cambiado. Por ello, no es de sorprender que las organizaciones necesiten volver a plantearse sus objetivos esenciales para saber hacia dónde van y cómo van a enfrentar las siguientes épocas.

Reorganizar los procesos de trabajo y adaptar las competencias de los equipos a las nuevas tecnologías será la pieza clave para triunfar en la era empresarial post-COVID y, por supuesto, los departamentos de recursos humanos seguirán involucrados en mayores retos, con sistemas híbridos de trabajo y adaptando el personal a la nueva normalidad, pero realmente ¿cómo van a afrontar esta nueva etapa?

La respuesta es un poco larga, ya que gracias a la incertidumbre que estábamos viviendo descubrimos nuevas necesidades que las organizaciones deben tomar en cuenta para planear cómo van a responder sin olvidar todo lo aprendido en el confinamiento.

Por lo tanto, es conveniente conocer algunas de las tendencias que marcarán el inicio de esta nueva era.

  • La empresa son todos.

Debido a la pandemia y al auge del home office, se fusionó lo laboral y lo personal. Por ello, para llevar a cabo una buena transformación organizacional se debe tomar en cuenta la participación de todos ya que hacerlo de manera unilateral solo ocasionará desconcierto, resistencia y desmotivación. Asimismo, los aspectos emocionales y personales de los trabajadores serán un elemento esencial, pues las empresas deberán considerar cómo se sienten sus colaboradores, cómo viven su día a día, cuáles son sus dificultades o que necesitan para sentirse motivados.

  • Digitalización de los procesos.

La experiencia vivida en los últimos meses demostró que muchas empresas no estaban preparadas para el uso de la tecnología, por lo que ahora deben de buscar nuevas estrategias de digitalización y automatización para incorporar herramientas que favorezcan la máxima eficiencia en los procesos, entre ellos, la normalización de las entrevistas por videoconferencia.

  • Nuevas capacidades.

Con el confinamiento y la falta de actividades los trabajadores pudieron descubrir nuevos talentos u otras capacidades que no sabían que tenían, las empresas pueden usar esto a su favor y crear nuevos esquemas de trabajo donde se habiliten herramientas para conectarse entre equipos, promover una organización diferente y fortalecer espacios flexibles para los empleados bajo modalidad remota.

Sin duda alguna, el papel de recursos humanos se ha transformado hacia una dinámica que requiere de una alta capacidad de adaptación y mejorar la comunicación con los colaboradores, esto permitirá mitigar la incertidumbre y lograr un vínculo más fuerte entre organización y empleado.

Si quieres conocer más sobre estos temas no olvides seguirnos en nuestras redes sociales.